10 mayo, 2007

Castillo de Mendoza Evento, Rioja, 2002

De todo tiene que haber en la viña del Señor: todo tipo de catadores (léase como "con gustos diversos", para que se me entienda) y todo tipo de vinos. Y todas las combinaciones posibles de emparejamientos catador-vino, claro.

Aunque en este blog comento muchos vinos que me han gustado, también es cierto que comento igualmente otros que no me han hecho ni pizca de gracia. Esto no quiere decir que a ti que lees lo que escribo de vez en cuando, te vayan a parecer lo mismo. Es más, te recomiendo que, si tú quieres, pruebes por ti mismo y saques tus propias conclusiones.

Este Castillo de Mendoza Evento es de los que no me han convencido. El vino realizó la fermentación alcohólica en tinos de madera y la maloláctica en barricas nuevas de roble francés, en las que se crió durante 22 meses hasta ser embotellado en Octubre de 2004. La producción de 2002 fue de 7.000 botellas y 500 magnum.

La bodega aparentemente no dispone de web, y sólo en la guía Peñín de 2004 encuentro algún dato más: está ubicada en San Vicente de la Sonsierra, fue fundada en 1994, produce 100.000 botellas anuales a partir de 40 hectáreas de viña. Se mencionan allí sólo dos vinos: Viña Vitarán Tinto Crianza (5 €) y Castillo de Mendoza Tinto reserva (12 €).

Deduzco que este Evento debe ser, por tanto, el vino "de alta expresión" de la bodega.

Nota de cata:
Color rojo picota oscuro con ribete granate, de capa alta. Aroma dominado por la crianza en barrica: listones de roble, ebanistería, torrefactos. Buscando y buscando se atisba, allí a lo lejos, algo de fruta negra compotada. Los 22 meses de crianza en barrica nueva se notan, y mucho. Una hora después el perfil aromático se mantiene en la misma gama. En boca es robusto, especiado, potente, destacando de nuevo la madera; taninos no demasiado secantes, a pesar de ello. La fruta, de nuevo, apenas se intuye bajo la madera. En lo positivo la acidez es correcta, compensando el alcohol con suficiencia. Final de persistencia media-larga. Resumiendo, me alegro de que se tratara de un obsequio y no fuese yo quien pagara este vino. Por si había alguna duda, el contraste con el magnífico Château Sociando-Mallet de 1997 que le siguió en la misma comida terminó de poner las cosas en su sitio.

Composición varietal: 100% Tempranillo
Graduación: 14%
Precio: 30 euros
Fecha degustación: Mayo 2007
Consumo: 2007-2008

Etiquetas: , , , , , ,

2 Comments:

Blogger Adictos a la Lujuria said...

Gran dilema hablar de vinos que no han gustado mucho pero que técnicamente están bien y no se pueden clasificar como malos vinos. Castillo de Mendoza Evento no lo hemos probado pero por lo que leo en tus notas de cata se trata de uno de esos vinos, que en este empeño de muchas bodegas de hacer vinos complicados y modernos, se olvidan de que el vino viene del fruto de la parra y no de un fruto con forma de lápiz .

Es curioso pero de vez en cuando probamos vinos que tras un par de copas, siendo buenos vinos de gran sabor y aromas, apetece más un vaso de agua para saciar la sed que otra copa de vino , será la madera?

Un saludo

12 mayo, 2007  
Blogger SobreVino said...

Adictos,

Los vinos que "hastían", que cansan al cabo de una copa, en mi caso coinciden con vinos de baja acidez, lo que hace difícil acompañar a la comida. No soy tampoco amigo de los amigos de mucha graduación, pero incluso este segundo punto puede ser algo menos problemático que el primero, precisamente si viene acompañado de una acidez adecuada.

La verdad es que este vino, tal y como lo describo, tenía una acidez buena que ayudaba a sobrellevar su alcohol. Es esa madera omnipresente la que le resta interés, porque ocultaba todo lo demás. Además exageradamente, en mi opinión.

Un saludo

12 mayo, 2007  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home