20 agosto, 2007

Cata de Riesling

Para catar rieslings nos juntamos en el lugar habitual de encuentro un grupo reducido de apenas media docena de personas. Con otra cosa en común además de la pasión por el vino: no estar de vacaciones en estas fechas en que las ciudades parecen desiertas.

El programa incluía 3 vinos blancos alemanes de riesling. Decidí que podía ser una buena ocasión para buscar el contraste con algo realizado con la misma variedad pero en la región francesa de Alsacia. Y con mi botella bajo el brazo, me dirigí hacia allí.

Nos esperaban dos vinos invitados como aperitivo para la cata temática. Aunque ello significara adelantar los tintos a los blancos...

Ilagarés tinto, Navarra, 2006
La nueva añada de este vino cuya presentación se me hizo novedosa. Los vinos de esta bodega cooperativa los conozco bien, habiendo sido vinos de cabecera de algunos miembros de mi familia durante largo tiempo. En esta añada se trata de un coupage de tempranillo al 70%, garnacha al 20%, con un 10% de merlot y cabernet sauvignon. 13,5º de alcohol.
Vino rojo granate de capa media. Nariz con fruta roja fresca, fondo vegetal (algo que parece acompañar a los vinos de San Martín de Unx), tonos de volatilidad, pulpa de pimiento choricero, pimentón y madera seca. En boca resulta algo rústico, con taninos rugosos. Final algo ardiente. Un vino simple, con mejor nariz que boca, en el que se nota algún avance de calidad respecto a anteriores añadas.

Laderas de El Sequé, Alicante, 2006
Monastrell al 70% (clon de baya especialmente pequeña), acompañada de Syrah y Cabernet Sauvignon. 13,5º de alcohol.
Color rojo granate de capa media alta, profundísimo. Predominan en nariz la fruta roja y negra madura, con matices adicionales de cáscara de naranja amarga, naranja confitada, torrefactos, especias y resina de pino. En boca es carnoso, con taninos bien presentes y buena acidez, con presencia de regaliz y balsámicos. Largo. En la buena línea de la bodega. Por 4,5 euros no se puede pedir más.

Después de los teloneros, vamos a por los rieslings prometidos:

Dönnhoff Riesling Trocken, Nahe, 2006
Amarillo pálido con destellos verdes, con presencia de carbónico. Aromas de manzana granny smith, hinojo, anís, albaricoque y piedra de río. En boca tiene una grandísima acidez, con abundante presencia de málico. Fresquísimo. Larguísimo.
Un vino de 11º a un precio de aproximadamente 16 euros en tienda.

Dönnhoff Riesling, Nahe, 2006
Amarillo pálido con destellos verdes y tenues dorados, con presencia de carbónico. Nariz más cremosa que en el caso del vino seco; manzana Golden y hierba fresca. Boca untuosa, con notas destacadas de melocotón maduro y una acidez excelsa. Largo y delicioso.
Se hace fácil de beber con sus escasísimos 9,5º de alcohol. Precio: 16 euros.

Emrich-Schönleber Mineral, Nahe, 2006
Otro vino del Nahe, que en este caso se autocalifica a sí mismo en la etiqueta. Veamos.
Color amarillo con irisaciones verdosas, de nuevo con presencia de un leve carbónico. Nariz seca, muy mineral (de acuerdo pues al calificativo) como de polvo de piedra caliza. Evoluciona con la aireación hacia aromas florales, haciendose también la mineralidad más evidente. Al fondo, mango, rosas, cebollino y zarza. Después de abrirse vuelve a cerrarse misteriosamente. Excepcional acidez en boca, con claros recuerdos de helado de mango y pomelo rosa. Gran estructura. Un vino pleno. Larguísimo, y no sólo por la acidez. Precio: 20 euros. 12,5º.

Buen trío de riesling alemanes. Pero el vencedor de la noche fue un vino que elegí para la tercera edición de Iberoamérica en cata: Albert Boxler GC Sommerberg JV Riesling, Alsace, 2004. Un riesling alsaciano excepcional.

Gran noche. Riesling: suma y sigue.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

4 Comments:

Blogger Calamar said...

Vaya amigo Sobrevino, eso es una lucha desigual: un gran cru del 2004 contra tres basicos del 2006...

Creo que en casa me queda un Hermannshöhle '04 para ese Sommerberg. Cuando vuelvas por "mi pueblo": el duelo esta servido ;-)))

Y espera a que te lea el Herr!!!

Saludos,

21 agosto, 2007  
Blogger SobreVino said...

Hay que decir que ni yo sabía que tres alemanes iban a estar en la cata cuando elegí llevar el GC Sommerberg, ni el organizador de la cata de los 3 alemanes sabía que yo llevaría el alsaciano.

En cualquier caso, si hay diferencia de añadas y calificación, el nivel de precios era similar: 16€ para los Dönhoff, 20€ para el Emrich-Schönleber y 19€ para el Albert Boxler. Así que ahí el rango estaba bastante ajustado.

Saludos

21 agosto, 2007  
Blogger Herr Direktor said...

Arggh!!!

has cometido delito!!!

como dice el cefalópodo: mira que comparar dos básicos con un GC alsaciano! serás enviado a las mazmorras y a beber pseudo-rieslings! ;-)))

Además esos básicos los has sacado de la placenta: los 2006 todavía no se pueden beber, no han ni nacido! y en cambio el alsaciano es un 2004 que seguro ya empieza a estar bebible. Abrete una botella de G.Breuer Rüdesheim 2005 y verás lo que es un buen básico ahora mismo.

No me compares los espárragos de Navarra con los chinos de importación aunque ambos sean espárragos y tengan el mismo precio, que ya sabes que no es lo mismo!!!

Cuando vuelva por "nuestro pueblo" a parte de ese HH '04 le abriremos algún otro que le hará volver por la "senda del bien".

:-D

22 agosto, 2007  
Blogger SobreVino said...

Je je, sabía que esto iba a sacar de la "cama" a los germanófilos. ;-)

23 agosto, 2007  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home