04 febrero, 2007

Cata de Roda I en el VI Encuentro Verema

Agustín Santolaya dirigió magistralmente la vertical de Roda I celebrada el 27 de Enero en el Encuentro Verema.

Fue una vertical de añadas impares para mostrar cómo es el vino en distintas cosechas, ya sean excepcionales como 1995 o 2001, o de las consideradas más complicadas como es el caso de 1997 o 1999. Agustín insistió en que Roda es por encima de todo una bodega que busca hacer el mejor vino posible en cada añada, "interpretándola" con todas sus peculiaridades, más que buscar un vino que tenga siempre el mismo perfil. Y eso lo pudimos comprobar con claridad en la cata, donde estaban presentes añadas de caracterísitcas bien distintas.

En cuanto a las diferencias entre los vinos Roda I y Roda (antiguamente Roda II), ambos vinos pueden elaborarse con uva proveniente de cualquiera de las fincas (no hay fincas específicamente dedicadas a uno u a otro). Los 17 viñedos con que cuentan son vinificados y criados en barrica por separado. Mediante cata, se decide el destino de cada parcela, dirigiéndose en cada añada el perfil de fruta más roja a Roda mientras que el vino con más recuerdo a fruta negra es el que va destinado a Roda I (perfil que torna también a fruta roja con los años). Agustín definía Roda (el antiguo Roda II), como "vino de comida", mientras calificaba el Roda I como "vino más serio, inicialmente menos expresivo". Nos quedamos con las ganas de conocer el calificativo para el Cirsión...

Roda I, Rioja, 1995
La cosecha de 1995 en Rioja fue verdaderamente extraordinaria, aunque la vinificación fue complicada por el elvado nivel de azúcar de la uva.
El vino, ya en su segunda década de vida, es de color granate con ribete que muestra una ligera evolución, de capa bastante alta. La nariz, intensa, muestra tanto fruta negra como roja, con un fondo de cuero fino, especias y matices florales. En boca es fresco, con buena acidez y mantiene una apreciable tanicidad. Mi preferido de la cata para beber en este momento. Con vida por delante. [Ahora-2012]

Roda I, Rioja, 1997
1997 fue un año difícil, frío, con mucha vegetación en la viña y definido como de los más complicados para la bodega junto a 1999.
El color del vino presenta tonos algo más evolucionados que el 1995, y una capa ligeramante menor. Nariz de intensidad moderada, de caracter más atlántico que el vino anterior, con fruta roja y cacao. En boca es de perfil algo "verde", con cierto amargor (almendra), pero agradable de beber y con un final bastante largo. [ahora-2008]

Roda I, Rioja, 1999
De nuevo una añada complicadísima en La Rioja, con 36 días en invierno por debajo de cero grados y una helada el 16 de abril (-4º), cuando los pámpanos casi alcanzaban el palmo de longitud, que puso en muchos apuros a los viticultores.
El vino a estas alturas manitene un ribete ligeramente violáceo. La nariz es bastante tímida, menos intensa que en la añada 1997, atisbándose especias dulces y un cierto fondo mineral. En boca sí tiene un mayor volumen que el 1997, la misma frescura atlántica, un tanino algo rústico y ese mismo perfil "verde" de la anterior añada impar. No demasiado largo. [ahora-2009]

Roda I, Rioja, 2001
Agustín Santolaya la define como "la mejor añada que he podido vinificar" y apunta a que pueda convertirse en una de las añadas históricas de Rioja. La calidad de la uva fue insuperable, tras un verano con humedad suficiente y un otoño magnífico. En palabras de Agustín "sabes que es un vino que se va a hacer solo cuando aprecias la tranquilidad en las caras de viticultores y bodegueros".
Es un vino de color picota madura con ribete violáceo-púrpura, bien cubierto. En nariz está algo cerrado ahora mismo aunque se aprecia una excelente fruta negra, cacao fino y de nuevo esas especias dulces. La entrada en boca es agradable, con buena acidez. Taninos bien presentes. Muy persistente con un retronasal excelente de fruta negra (ciruela negra). [2008-¿2020?]

Roda I, Rioja, 2003
El año de aquel verano de persistente canícula que hasta la fecha no ha tenido equivalente.
El vino es de color picota madura con ribete purpúreo, muy cubierto. Tinta la copa. En nariz hay fruta negra muy madura, casi compotada, y caramelo muy tostado, en ese punto en que casi empieza a "quemarse". El vino es de un perfil muy mediterráneo. En boca hay fruta en licor, fruta negra caramelizada. Es el más exótico y goloso de la serie. Postgusto de caramelo. Es el que menos agradable me resulta de la cata. [ahora-2010]

Roda I, Rioja, 2005 (muestra de barrica)
Una añada que parece que promete en Rioja.
Color granate con un jovencísimo ribete violáceo y destellos azulados. Tremendamente cubierto. En nariz hay sobre todo una madera que ahora mismo está por encima de la fruta, tostados y notas minerales. En boca los taninos son finísimos aunque todavía bastante secantes. Buena acidez. A seguir una vez embotellado.


Atrapada entre dos catas monumentales como la cata de Marqués de Riscal y la cata de vinos del Piamonte (Barolo), ésta muy bien dirigida por Agustín Santolaya supo mantener el tipo perfectamente.

Etiquetas: , , , , , , , ,

2 Comments:

Blogger La Guarda de Navarra said...

Habrá que pensar seriamente la posibilidad de enrolarse a los Verema.
¡Vaya dos días!

04 febrero, 2007  
Blogger SobreVino said...

Espera a ver el tercer artículo (los amigos de EsTintoBasico ya lo han contado en su blog).

¿Te sueles pasear por el foro de Verema?

Un saludo,

SobreVino

05 febrero, 2007  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home