15 enero, 2007

La Rioja se Mueve

Hace sólo unos días comentábamos, a raíz de la entrada sobre un excelente vino navarro (García Burgos Sh 2005), el inmovilismo de ciertas Denominaciones de Origen y su oposición a dar más libertad a las bodegas en la utilización de nuevas variedades de uva. Pues bien, la Denominación de Origen Calificada Rioja ha decidido admitir nueve nuevas variedades de uva, algo inaudito desde la creación de la denominación en 1925. Las nuevas variedades admitidas son seis blancas (que se suman a las tradicionales viura, garnacha blanca y malvasía) y tres tintas (que se añaden a las clásicas tempranillo, garnacha, mazuelo y graciano):
  • Se incoporan tres variedades blancas autóctonas: Maturana blanca, Tempranillo Blanco y Turruntés.
  • Se adoptan tres variedades blancas no autóctonas: Chardonnay, Sauvignon Blanc y Verdejo.
  • Se admiten tres variedades tintas autóctonas minoritarias: Maturana Tinta, Maturana Parda (o Maturano) y Morastel.

Con las variedades autóctonas se permitirá la elaboración de monovarietales. En el caso de las variedades blancas foráneas, no podrán ser nunca predominantes en el coupage, y deberán aparecer en el etiquetado por detrás de las variedades autóctonas, sean las clásicas o las ahora incorporadas.

El Consejo Regulador en la nota emitida con la decisión adoptada alude a razones de mercado ("tendencias actuales del consumo") para justificarla.

Si hoy fuese 28 de Diciembre hubiera pensado que era una inocentada. Agresiva iniciativa para una Denominación tan tradicional. El mercado dictará sentencia.

La noticia, del pasado viernes 12 de Enero, la recoge también la sección de vino de El Mundo.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

7 Comments:

Blogger La Guarda de Navarra said...

Ayer precisamente estuve leyendo algo al respecto y al principio me sorprendió. Luego puedo entender la decisión adoptada. Desde mi punto de vista La Rioja siempre es y será una denominación de referencia nacional y mundial, pero parece que para muchos tiene que anclarse en el pasado y no innovar para, por supuesto, dejarles paso a ellos. Ha demostrado con creces que uno de sus principios basicos es la calidad y el control de la misma, lo que hace hablar de corses y zancadillas al progreso. A veces no les falta razón pero al final lo que se consigue es que esto no parezca el corral de la Pacheca. Todos sabemos que en La Rioja y en todas las denominaciones se utilizan variedades "no permitidas", incluso prácticas no permitidas, pero hay están los organos sancionadores para impartir justicia. Lo mejor para quienes bebemos vino y nos gusta el bueno, y solamente el bueno, es que haya gente como en Navarra García Burgos y algún otro que todos conocemos que elabore lo que le salga del corazón. Algún mecanismo habrá para controlar sin prohibir.
Ademas salvo el blanco que tiene mas juego con las nuevas variedades, el tinto sigue siendo autoctono. Al menos sobre el papel, pues la cabernet y el shyrah por ejemplo ya forman parte de los buenos tintos riojanos.
Es un buen tema de debate y seguro que lo habrá.

16 enero, 2007  
Blogger Carlosgrm said...

Efectivamente, la innovación debe estar presente en todos los ámbitos de nuestra vida y el vino no es menos. Pero logicamente, como toda innovación o práctica que se precie debe realizarse con orden y control, y en ningún caso la innovación no debe suprimir o dejar de lado la auténtica base, en este caso de la DO Rioja. Se puede innovar y seguir siendo "DO Rioja" (me entendeis, no?) y se puede innovar y cambiar de dirección o peor crear múltiples direcciones que no llevan a ningún lado. Por ello la base, la esencia es lo que debe prevalecer y ser objeto de control junto con el cumplimiento de las normas y de los métodos de vinificación.
Saludos
Carlos
Roco&Wines

16 enero, 2007  
Blogger Carlosgrm said...

donde antes decia "y en ningún caso la innovación no debe suprimir o dejar de lado la auténtica base" debe decir "y en ningún caso la innovación debe suprimir o dejar de lado la auténtica base"

16 enero, 2007  
Blogger SobreVino said...

La Guarda,

¿También hay syrah en los buenos tintos riojanos? Uy, uy, uy... :-)

Me parece interesante que se recuperen esas variedades minoritarias.

En cuanto a la chardonnay en La Rioja ¿Hay alguna razón para pensar que dará de sí algo más interesante que en cualquier otra región española? Soy escéptico.

Un saludo,

SobreVino

16 enero, 2007  
Blogger SobreVino said...

Carlos,

"seguir siendo rioja...".

Rioja, en general, es de las regiones que guardaban una personalidad en sus vinos bastante diferenciada. Al menos en mi paladar.

Asumamos que la personalidad del vino nace en la viña y sus interacciones (eso del terruño) y se moldea en la bodega donde, antiguamente, se aplicaban los conocimientos adquiridos y perfeccionados durante siglos. Específicos para cada finca, para cada variedad, .... Las variedades, en principio, eran aquellas que mejor se habían adaptado a un determinado clima/suelo o (tanto monta monta tanto) la que los viticultores habían aprendido a "entender" (conocer) con el paso de los años.

Entonces, ¿empezar con una nueva variedad desde cero no requiere muuucho tiempo de aprendizaje y conocimiento? Hablo de conocimiento profundo, no de vinificar a la perfección (hoy hay más gente que nunca que lo sabe hacer). Tiendo a pesar románticamente que esto es así. Y no digo que los vinos resultantes de variedades "experimentales" no sean estupendos (me encanta el sh de García Burgos).

Ahí va ese rollete,

SobreVino

16 enero, 2007  
Blogger La Guarda de Navarra said...

Yo creo que ya esta todo inventado, pero ahora las tecnicas de vinificación y el control del fruto y de la tierra mejoran lo existente.
Contestando tu pregunta, no creo que la chardonnay como tal aporte mas que en otra denominación, pero si que colaborará con las blancas ya existentes, en alguna proporción, a que la Rioja supere con creces su actual status en lo que se refiere al blanco.
No se si fue en tu blog o en alguno de los que visitamos, pero he visto blancos de Rioja con prestigio y que envejecen como los mejores borgoñas. Y eso sin chardonnay, imaginate con ella.
Además ya veras como la viura, sobre todo, gana con la compañia de la chardonnay.

17 enero, 2007  
Blogger SobreVino said...

La Guarda,

Aquí he comentado alguna vez sobre los Tondonias blancos, que envejecen de manera increíble. Pura viura.

¡Ojo! La chardonnay envejece muy bien en Borgoña, pero me temo que tiene mucho que ver el clima bastante más fresco que el de España, lo que permite que salgan unos chardonnays con una acidez que le aporta un espinazo brutal al vino.

En España todavía estoy por encontrarme un chardonnay que remotamente me recuerde, auqneu sea remotamente, a un Borgoña. Se admiten sugerencias :-)

Un saludo,

SobreVino

18 enero, 2007  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home