18 noviembre, 2006

Camino del Bierzo: Astorga

Un viernes de Noviembre. Hemos salido de León, donde en las últimas 48 horas ha llovido casi sin parar y las temperaturas han descendido notablemente. Nos dirigimos hacia El Bierzo. Decidimos hacer un alto en Astorga. Es hora de comer, tenemos hambre y hace un frío de esos que se deslizan entre la ropa.
Situación y lugar ideales para tomarse un buen cocido maragato. Miramos la guía que tenemos a mano y nos decidimos a preguntar por Casa Maragata. Leemos que nos ofrecerán un único plato: el cocido maragato, con sus carnes y embutidos cocidos en primer lugar, seguidos de los tradicionales garbanzos con berza y patata, y la sopa del cocido en último lugar.
Abordamos a dos señores que pasan frente al lugar donde hemos aparcado el coche.
- "Buenos días..."
- "Esto le va a costar dinero..." dice el que parece el mayor de los dos, adivinando lo que seguirá a mi cortés presentación.
- "Eso dependerá de lo valiosa que sea la información". Es lo que sale de mi boca que ya dibuja una sonrisa por la anticipación que ha demostrado el lugareño. Pregunto por el restaurante en cuestión.
- "¡Pero si está aquí mismo!" dice señalando un local unos metros más allá. Aunque obviamente no hay pérdida posible (deben ser unos 40 metros de distancia), el simpático señor se empeña en acompañarnos hasta el mismo local.
- "Muchas gracias, pero no se mol..."
- "Os llevo hasta allí mismo"
Y tanto. Entra con nosotros en el restaurante.
- "¿Natiii?¿Está Nati?" grita dirigiendose al primer camarero que encuentra a su paso. "Dale por favor la mejor mesa a estos señores. Y trátalos bien, que son familiares míos!".
Nos tiende la mano para despedirse, apenas un minuto después de haberle dirigido la palabra al bajarnos del coche, y sonríe:
- "Que os aproveche. Pasad luego por casa, cuando terminéis".
Derroche de amabilidad e ingenio maragato.
Nos sentamos en nuestra mesa con una sonrisa en la boca. De buen humor y hambrientos, el impresionante cocido maragato completo que nos sirven (¡qué garbanzos tan exquisitos!) y el Tilenus Envejecido en Roble de Bodegas Estefanía con que lo acompañamos, nos transportan a la gloria. Próxima etapa: San Román de Bembibre.

Etiquetas: , , , ,

3 Comments:

Blogger J. Gómez Pallarès said...

Estas historias que nacen, en exclusiva, de "patearse" el terreno son muy divertidas y hablan a las claras del buen talante de la gente, cuando la abordas en su punto y comn discreciòn. No nos cuentas qué pasò en la casa del maragato!
Un saludo cordial,
Joan

18 noviembre, 2006  
Blogger La Guarda de Navarra said...

Si es que siempre pasa lo mismo. Donde peor nos tratana en casa.
¡Buena comida para quitar el frio!

18 noviembre, 2006  
Blogger SobreVino said...

El maragato desapareció tal y como apareció, y nos dejó allí "solos ante el cocido". Fue una salida muy divertida la de hacernos pasar por familiares :-)

Efectivamente, cuanta buena gente en todas partes.

Un abrazo

19 noviembre, 2006  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home