24 noviembre, 2006

Bodegas La Tapada

El curso del río Sil tiene una importante parada vinícola en el Bierzo, y la siguiente en la Denominación de Origen Valdeorras. Así que no es difícil "dejarse arrastrar por su corriente" y acercarse desde Cacabelos (por ejemplo) a O Barco de Valdeorras o cualquiera de las pequeñas localidades de los alrededores.

En el municipio de Rubiá, unos kilómetros al noreste de O Barco, se encuentra Bodegas La Tapada, que muchos recordamos más fácilmente por el apellido de la familia propietaria y marca de sus vinos: Guitián.

La Bodega
La Finca A Tapada de la familia Guitián tiene 10 hectáreas plantadas con Godello, la variedad blanca más característica de la zona, de viñas de algo más de veinte años de edad. La finca cae suavemente ladera abajo desde un bosque de castaños de 2 hectáreas hasta la bodega donde se elabora el vino, dibujando una estampa preciosa. El terreno tiene una altitud media de unos 500 metros sobre el nivel del mar y orientación sur.

Destacan en medio de la finca las dos torres de calefacción, cuyo aire caliente se distribuye por efecto del movimiento de las aspas situadas en lo alto. El sistema está automatizado, y funciona principalmente en determinadas épocas del año poco antes del alba, cuando las temperaturas se sitúan en los puntos más críticos para la viña. Un sistema pionero en la denominación, que demuestra bien el carácter innovador de la bodega.

La familia Guitián elaboró su primera cosecha en 1992. La bodega cuenta con el asesoramiento de los enólogos José Hidalgo (Bodegas Bilbaínas) y Ana Martín (Traslanzas, Casa Gualda)
, y elabora unas 100.000 botellas de cuatro vinos diferentes:
  • Guitián Godello
  • Guitián Sobre Lías
  • Guitián Fermentado en Barrica
  • Guitián Fermentado en Barrica de Acacia
La bodega es pequeña, sencilla. La visita, cuando menos original. Es un placer escuchar de viticultores pegados a sus viñas las razones por la cual esta denominación no termina de despegar, la razón por la cual la segunda quincena de Mayo es el momento de realizar la poda en verde o la forma de determinar el momento óptimo de la vendimia. Es de esas visitas en las que el bodeguero "habla de su libro" hasta las últimas consecuencias, pero ¿qué mas da si el libro es interesante? El tiempo ha pasado volando, pero lo hemos disfrutado.

Es de noche. Llueve. Las viñas, con sus hojas teñidas de ese granate otoñal precioso, desaparecen en la oscuridad.

Etiquetas: , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home